Gran Hotel

Llorençs González: ‘En la serie hay un punto que es muy fuerte: todos podemos ser el asesino’


¿Qué nos puedes contar de tu papel?

Pedro: Diego es el director del hotel, de un hotel de lujo de 1900. Es un hombre que se ha hecho a sí mismo, que ha trabajado con el patriarca de la familia y al fallecer trabaja con su mujer (Adriana Ozores). Y, si bien hasta ahora ha formado parte de la familia de forma virtual, ahora está a punto de hacerlo oficial, algo que él ha buscado durante tiempo y que cumpliría todas sus ilusiones y expectativas.

Diego es un tío que trabaja, profesional; de hecho, es de los pocos que trabaja en este hotel porque todos están tomando mucho el té (risas). Y, además de trabajar, de vez en cuando tiene días raros… Y en esos días raros, todo es posible.

Llorenç: Mi papel es Andrés, uno de los camareros del hotel. Hace mucho tiempo que trabaja allí porque además es el hijo de Ángela (Concha Velasco), la jefa del servicio. En cuanto a cómo es, es un chico bueno en el sentido de que tiene un carácter muy afable, incluso se pone muy nervioso en según qué situaciones…

Es bastante inocente, sobre todo con el género femenino, en este caso con Belén. Él está enamoradísimo y no se da cuenta de que le manipulan, al menos por lo que sé, de un lado para otro.

¿Cuáles son los puntos fuertes que tiene la historia?

Pedro: Yo estoy todavía procesando la información, pero tiene varias cosas que darán mucho juego. Una, es época, un momento de la historia donde se está produciendo muchísimo escándalo, desde la llegada de la luz eléctrica hasta el mundo moderno. En un hotel espectacular, con todo lo que implica. Tiene misterio, thriller, intriga y suspense.

Pero, por otro lado, tiene también una parte mucho más luminosa, casi de comedia romántica, a través de la mirada de Yon y de Amaia, y de algunos otros que también tenemos días. Aparte de eso, la ficción tiene drama y una vocación de todos los personajes que, al margen de su perfil inicial, tienen alma y humanidad que lo hace todo muy abierto a las sucesivas circunstancias.

Llorenç: Hay un punto que es muy fuerte: que todos podamos ser el asesino. Puede haber un montón de sospechosos, el que menos lo parezca puede que sea el asesino. Supongo, que también el hecho de que sea una serie de época. Sin duda, creo que tendrá un enganche para los amantes de este género. Además,  creo que está de moda ¿no? (risas).

¿Qué te llevó a elegir este proyecto?

Pedro: Tener la posibilidad de trabajar es un regalo. Tener la posibilidad de trabajar en serio es, más que un regalo, un privilegio. Y tener la posibilidad de trabajar en serio, con un material en el que lo importante no es el efecto sino la delicadeza y el alma de las cosas, es una oportunidad única.

Llorenç: De entrada, porque es la primera vez que empiezo una serie. Y, sinceramente, el personaje de Andrés me atrajo mucho sobre todo por todos los matices que espero que pueda tener. Empieza así, pero no sabemos cómo acabará.

Comenzar un proyecto, una serie, es como una experiencia nueva para mí porque es la segunda serie que hago y no he trabajado mucho en audiovisual. Tener que montar un personaje de cero es muy gratificante.

¿Por qué la gente debería ver “Gran Hotel”?

Pedro: Porque si no lo ven me va a entrar un día de estos raros y van a empezar a correr peligro (risas). Y, aparte, porque creo que además de todos esos mimbres nobles que tiene, cuando te lees los guiones te das cuenta de que es una serie dirigida al entretenimiento del público. Una serie que tiene digestiones de varias longitudes, pero que luego se devora con agilidad y con un punto agradable.

Además, yo creo que va a ser una serie muy bonita, bonita de ver. Yo estoy viendo planos, el casting y la mezcla es muy apetecible, jugosa, sugestiva… Dan ganas de ver más, de leer más. Yo creo que, en cuanto la gente vió las primeras promos, se dieron cuenta de que hay algo que apunta una dirección muy apetecible.

Llorenç: (Risas) ¡La gran pregunta! No sé, yo creo que aunque sea de época y esté alejada del mundo actual… al fin y al cabo habla de relaciones entre personas.

¿Cómo se están desarrollando las grabaciones? 

Llorenç: Pues muy bien. Afinando… ‘aquí te has pasado un poco de comedia, aquí te has quedado corto…’. Es un proceso muy interesante. Empecé a tope, sin parar pero muy bien, me gusta este ritmo.