Gran Hotel

Mejores momentos del capítulo 3×18 de ‘Gran Hotel’: Un muerto muy vivo


La hora de Andrés Alarcón llegó tras ver como el último indulto posible le era denegado. Ante la atenta y empapada mirada de sus seres queridos -Doña Ángela, Alicia y Maite-, el joven era ejecutado mediante el garrote vil mientras su mejor amigo luchaba por acudir a su muerte en vano. Una vez transportado el cadáver al Gran Hotel y finalizado el velatorio, Julio acude al cuarto a darle su último adiós: “¿Qué voy a hacer yo sin ti ahora? Mi hermano… […] Te quería mucho, Andrés. Mucho”

 

Con un nudo en la garganta, Julio se despide de su mejor amigo cuando descubre que el cuerpo que creía inerte, está llorando. Andrés está vivo y “resucita” ante su incrédula mirada. Todo ha sido un estratégico plan de Ayala para desvelar los secretos que tan ocultos están.