Gran Hotel

Análisis del capítulo 3×16 de ‘Gran Hotel’: La condena de Andrés


Andrés es detenido por la muerte de Belén y Mayte se posiciona como su abogada. Con una buena defensa consigue que aplacen el momento de juzgar a Andrés, pues si no hay ningún cadáver no pueden inculparle de nada.

   

Sin cuerpo no hay delito

En su investigación la policía encuentra un cadáver y cuando le piden a Andrés que lo identifique reconoce el anillo de casada de Belén que él le regaló, por lo que condenan a Andrés por la muerte de Belén.

Cuando Mayte analiza el informe del forense se da cuenta de que el cadáver que encontraron los inspectores no puede corresponder a Belén, pues Belén había sido madre y el cuerpo que encontraron no presentaba ninguna señal de que lo hubiese sido. Pero el juez no cree que la prueba sea concluyente, por lo que Andrés será mandado al garrote vil.

   

Mayte pide una nueva autopsia, pero el Inspector Jefe le comunica que el cadáver ya está enterrado y no hay nada más que se pueda hacer. Ayala cree que el Inspector Jefe tiene algo escondido, pues cada vez que necesita una prueba la encuentra al momento por lo que comienza a investigar sobre el nuevo Inspector Jefe de Cantaloa, cuyo único objetivo es que Andrés muera ya que alguien se lo ha encargado.

Dña. Teresa se siente sola

Jesús intenta animar a Dña. Teresa y se ofrece a escuchar los problemas que pueda tener, pues cree que ese es el motivo de su preocupación y tristeza. Pero la verdad es que Dña. Teresa se siente sola ya que no cuenta con el apoyo de sus hijos y ve cómo el apellido Alarcón está cada vez en una posición peor por todos los rumores y las noticias que la prensa publica últimamente.

   

Dña. Teresa se ve sola, sin el apoyo de su familia y Jesús, que se da cuenta, va a buscarla y la encuentra a punto de saltar al vacío desde el torreón del hotel. Jesús intenta disuadirla para que no cometa ninguna locura y logra que Dña. Teresa no salte por la ventana llenándola de besos y caricias que es lo que Dña. Teresa más necesita y terminan pasando la noche juntos.

Viejas amistades

Clara, una antigua amiga de Javier llega al Gran Hotel y Laura se pone celosa del trato que Javier le da a Clara. Además cree que Clara aún siente algo por Javier y para demostrárselo a Javier organiza una cena para poder tener vigilados tanto a su esposo como a Clara.

En la cena Laura finge por debajo de la mesa que Clara está coqueteando con Javier, pero Clara nota que es Laura quien está tocando su pierna y cuando va a comentárselo a Javier Laura los pilla en el dormitorio y se piensa que Clara está intentando ligar con Javier, por lo que comienza a pelear con Clara hasta que Javier las separa.

   

Cuando Laura se está disculpando por su ataque de celos Javier se equivoca y nombra a Clara en su conversación, por lo que Laura se enfada y se encierra en el baño. Javier intenta hablar con ella y la descubre acariciando a su muñeca Simoneta como si de su hija se tratase.

Alguien está jugando con Diego

Alguien ha citado a Diego en el salón del hotel y cuando llega, el pianista comienza a tocar una melodía que Diego conoce bien. El pianista le enseña el cuaderno con 60 partituras y una sin numerar que corresponden a los números de las habitaciones del Gran Hotel, por lo que Diego deduce que se debe dirigir a la habitación secreta situada entre la 27 y la 28, igual que la partitura sin número. Una vez en la habitación encuentra el joyero por el que su madre pujó y una carta de Marta Santos, su antigua mujer dirigida a él.

   

Diego habla con Alicia y le pregunta por aquél hombre del que le habló hace tiempo y le recuerda que le dijo que Alicia no quería a Diego y nunca lo iba a querer. Diego le pregunta si ese hombre existe porque de ser así lo matará o si, por el contrario fue tan solo una invención de Alicia para devolverle el daño que le había hecho. Alicia para evitar que Diego le haga daño a Julio no contesta y termina acostándose con Diego.

 

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!