Gran Hotel

Análisis del capítulo 3×15 de ‘Gran Hotel’: Andrés es detenido


Andrés llega al Gran Hotel acompañado de Ayala y Hernando con una orden de arresto domiciliario aunque al no haber encontrado ningún cadáver no está detenido. Pero quien se va a encargar de llevar su caso no va a ser Ayala, sino el Inspector Jefe que ha llegado a Cantaloa llamado Bazán.

   

La detención de Andrés

Julio y Alicia apoyan a Andrés, pues confían en su inocencia pese a que Andrés no recuerde nada de aquella noche. Además, Alicia defiende a Andrés ante Dña. Teresa, que ve como Andrés está poniendo en peligro el negocio de toda la familia.

Dña. Teresa le pide a Andrés que firme una declaración de inocencia y Andrés no tiene otra opción que aceptar la propuesta de Dña. Teresa, pues si no lo hace, puede que su madre y Alicia acaben en la calle por su culpa.

   

Dña. Teresa le concierta una entrevista entre Andrés con un periodista para que le entregue la declaración de inocencia, pero mientras Andrés está defendiendo su inocencia ante el periodista Bazán llega al Gran Hotel para registrarlo y en la habitación de Andrés encuentra un cuchillo, por lo que detienen a Andrés como asesino de Belén.

Una libreta perdida

Julio encuentra una libreta en la que hay un mensaje escrito para él: “Señor Olmedo, si sabe mirar encontrará las respuestas” además de otra frase “la bestia no se esconde en el cielo” escrito bajo el dibujo de una constelación. Con la ayuda de un libro de Don Carlos descubren que el dibujo corresponde a la constelación del Dragón. Un cliente llamado Rodrigo López Segura reclama la libreta en la habitación de este cliente encuentran un caballo de ajedrez con una nota que les indica que coloquen la figura en el tablero de ajedrez. Los jóvenes colocan la figura en el suelo del baño que está decorado como un tablero de ajedrez y descubren que bajo una baldosa hueca hay un mapa.

   

Junto con Ayala y Hernando se dirigen al lugar que tienen señalado y una vez allí descubren enterrado el cadáver de la madre de Diego con un papel en la mano en el que pone: “Solo a Adrián Vera le corresponde la herencia de Adrián Vera”, es decir, que si Diego quiere heredar tendrá que convertirse en Adrián Vera mediante algún documento que así lo acredite. Si encuentran ese documento podrían hacer que Diego respondiese por la muerte de su esposa y, además, Alicia podría dejar a Diego, pues tendría la ley de su parte.

El trabajo soñado de Javier

La madre de Laura le ha ofrecido un puesto de trabajo a Javier en Santander, pero Laura decide retrasar el viaje porque no quiere dejar a Dña. Teresa sola mientras se soluciona el asunto de Andrés. Javier se alegra al ver que se ha librado de trabajar por un tiempo, pero Laura le insiste en que cuando vayan a Santander, el puesto de trabajo será suyo, pues el señor que le va a ceder su puesto ya está de camino al hotel para ponerle al día de sus nuevas ocupaciones.

   

Cuando el señor le cuenta a Javier que su trabajo consistirá en hacer representaciones de la empresa en fiestas y cócteles lejos de Santander, Javier cambia de opinión y ve la oportunidad de alejarse de Laura sin que su familia pierda la dote. Pero Laura, que no sabía que el trabajo de Javier iba a consistir en viajar constantemente, insiste en que prefiere quedarse en el hotel con la excusa de que Dña. Teresa los necesita junto a ella en estos difíciles momentos.

Una oportunidad perdida para Alfredo

Alfredo intenta atracar al Padre Grau para conseguir el dinero que ha recaudado con la gala benéfica y la subasta ya que así el Padre Grau se quedaría sin dinero para el hospicio y a él no le descubrirían mintiendo sobre su condición de Duque. Sofía, que ha escuchado toda la conversación, comprende que quizá ha presionado demasiado a Alfredo y por eso Alfredo le ha mentido diciéndole que tiene un ducado.

   

Cuando Sofía le da la oportunidad de que se disculpe Alfredo no la aprovecha y huye de su esposa para no contarle nada. Sofía se siente traicionada por su marido y, dudando de sus sentimientos hacia el Padre Grau y  hacia su esposo, va a la iglesia y se acuesta con el Padre Grau.

La identidad de Diego en juego

Al enterarse Diego de que han descubierto el cadáver de su madre, envía al hombre que ha contratado como seguridad personal al banco de Cantaloa para que se haga con el documento que acredita que él es Adrián Vera.

Pero el hombre de seguridad de Diego no es un hombre, pues se trata de la mujer que secuestró a Alicia disfrazada de hombre. Una vez conseguido el documento esta mujer se lo entrega al enemigo de Diego en la taberna de Cantaloa.

   

Cuando a Diego le presentan al hombre de seguridad que pidió, cae en la cuenta de que el hombre al que ha enviado a por los documentos al banco era un farsante que, además, se ha llevado el único documento que prueba que Diego es Adrián Vera.

Los despistes de Dña. Ángela

La policía ha encontrado el cuerpo de Celia Velledur con heridas de bala pero no han encontrado ningún documento de venta. La persona a la que perjudicaba la venta y beneficia la desaparición de Celia es Dña. Teresa, por lo que se convierte en la principal sospechosa del asesinato.

   

Ayala interroga a Dña. Ángela para intentar averiguar qué sucedió el día en el que Celia Velledur desapareció y Dña. Ángela sigue manteniendo la información que le dio un tiempo atrás, pese a que el resto de los empleados del Gran Hotel no la corroboren. Dña. Ángela le cuenta que Dña. Teresa bajó a despedirse de Celia cuando esta se fue.

Natalia, que lo ha escuchado todo, le cuenta a Dña. Teresa lo que Dña. Ángela le ha dicho a Ayala y Dña. Teresa le pide a Natalia que cambie los datos del pedido que Dña. Ángela tiene que hacer  para que todo el personal, incluida Dña. Ángela, crea que  la gobernanta está perdiendo la cabeza y tiene muchos despistes.