Gran Hotel

Análisis del capítulo 3×12 de ‘Gran Hotel’: Ezequiel está en el hotel


El Gran Hotel se prepara para el banquete de boda de Javier y Laura y todos los miembros de la familia Alarcón se muestran ilusionados por el enlace del hijo varón de los Alarcón.

Al mismo tiempo, ahora que saben que Ezequiel se comunicaba con los secuestradores mediante la radio que Alicia, Mayte y Julio encontraron, Ayala ha emitido una orden de búsqueda y captura contra él aunque no les servirá de mucho, pues Ezequiel está más cerca de lo que piensan.

   

Javier por fin se ha casado

Antes de la celebración de la boda Alfredo habla con Javier y le cuenta que en el matrimonio se apaga la pasión, ya que tienes que pasar el resto de tu vida con la misma persona. Javier, que no está acostumbrado a ser fiel a las mujeres se asusta y justo antes de la ceremonia se esconde en la sacristía para evitar la boda y allí se emborracha con el vino de consagrar.

   

Pero Dña. Teresa, que no va a dejar que Javier arruine su boda, consigue que salga de la sacristía a tiempo para la celebración y consigue que la boda y el banquete se celebren sin ningún sobresalto.

Tras una gran celebración en el Gran Hotel los recién casados disfrutan de una noche de bodas repleta de pasión y, al día siguiente, inician su viaje de luna de miel.

Camila no confía en Andrés

Andrés quiere llevar a Camila a la boda como su pareja, pero Dña. Teresa se lo impide ya que Andrés sigue casado con Belén y Camila para ella es una simple fregona. Andrés no quiere ir a la boda si no es con Camila, pero ésta le anima y consigue que Andrés acuda él solo a la ceremonia. Una vez en la iglesia Belén se presenta como la acompañante de Andrés.

Una doncella le cuenta a Camila que Belén ha ido a la iglesia con Andrés y además se ha vestido con el traje que ella iba a llevar. Mientras la doncella le cuenta los detalles Camila descubre un broche que Andrés tiene guardado y, como al día siguiente es su cumpleaños, Camila piensa que ese broche será su regalo, pero el día de su cumpleaños Belén le cuenta que también es su aniversario de boda y le enseña el broche que Camila había visto.

   

Para celebrar el cumpleaños Camila y Andrés comen juntos y cuando Camila abre su regalo no se encuentra con el broche que había visto en la habitación, sino con unos pendientes que Andrés le ha comprado. Camila piensa que Andrés le ha regalado el broche a Belén y cree que Andrés no la quiere y sólo está jugando con sus sentimientos.

Andrés, cansado de que Belén juegue con él y le engañe para intentar separarle de Camila discute con ella y pierde los nervios y le da un bofetón.

Ezequiel está en el hotel

Ezequiel aparece en el despacho de Diego y sabe que Diego no es quien dice ser. Además quiere recuperar un documento que acredita que Diego Murquía no es el verdadero nombre de Diego. Para evitar que los secuestradores se hagan con ese documento y puedan revelar quién es en realidad, Diego le dispara, pero Ezequiel consigue salir del despacho y esconderse en la habitación de Mayte.

Cuando Mayte llega a su habitación Ezequiel la toma como rehén para que le ayude a huir del hotel. Mientras intentan escapar Julio avisa a Diego y Alicia de que Ezequiel sigue en el hotel y tiene a Mayte. Como Ezequiel sabe que no podrá salir del hotel sin que le vean cambia su estrategia y se refugia en el desván junto con Mayte. A cambio de no hacerle daño a Mayte Ezequiel pide que le lleven a un médico y que preparen a un chófer para que él pueda huir.

   

Pero a Julio se le ocurre un plan para poder detener a Ezequiel sin que tenga la oportunidad de dañar a Mayte. Uno de ellos se tiene que hacer pasar por médico e inyectarle un sedante para que se duerma y el único que puede hacerse pasar por el médico es Andrés, pues al resto ya los ha visto con anterioridad. Andrés logra cumplir con el plan e inyecta el sedante a Ezequiel, que es detenido por la policía.

Una vez arrestado Ezequiel sigue negándose a hablar, y Ayala insiste en que le cuente lo que sabe sobre su jefe y sobre Diego Murquía. Para conseguirlo Ayala cede ante el chantaje de Ezequiel y cuando por fin recibe los papeles que Ezequiel había pedido para contarles todo lo que sabía, Ezequiel aparece muerto y a Ayala le llega un documento en el que aparece una misteriosa frase: “En Caín era la verdad