Gran Hotel

Análisis del capítulo 3×11 de ‘Gran Hotel’: Sí, quiero


El Gran Hotel ha sido vendido y Diego comunica a los empleados que pueden empezar a buscar otros trabajos, pues el Gran Hotel cerrará para siempre, por lo que la única salida que les queda a los Alarcón es que Javier se case cuanto antes con Laura.

   

Camila no mejora

La herida que hace que Camila esté en cama no se cura, y la joven cada vez está peor. Para intentar curar la herida Dña. Ángela sugiere que le ponga un empaste que ella le ponía a Andrés cuando era pequeño y se hacía alguna herida. Camila empeora y Andrés la mete en la bañera con agua fría para intentar que la fiebre baje y logra que Camila se recupere.

   

Belén intenta enterarse del proceso de curación de Camila, pues quiere que Camila no se recupere para poder estar de nuevo con Andrés y vivir con los privilegios de un Alarcón, pero Dña. Ángela no lo quiere consentir, pues su hijo está enamorado de Camila y hace todo lo que está a su alcance para que Belén se marche del Gran Hotel para siempre.

Belén, temiendo que la despidan del Gran Hotel, intenta que Diego vuelva a dejarla embarazada irrumpiendo en su despacho y forzándole.

Alicia y Julio han sido secuestrados

Para intentar volver a ver la foto de la boda de Diego que Alicia vio cuando estaba secuestrada, Mayte le recomienda una sesión de hipnosis en la que Alicia recuerda todo lo que pasó desde la explosión en el Gran Hotel hasta el momento en el que vio la fotografía de Diego. En la sesión de hipnosis Alicia recuerda una furgoneta con el símbolo de un león y Mayte, junto con Julio y Alicia comienza a buscar al propietario de esa furgoneta y descubren que pertenece a una hacienda cercana.

   

Mientras Mayte distrae a Diego para que no les siga, Julio y Alicia deciden ir por su cuenta a la hacienda para averiguar más sobre los secuestradores de Alicia. Una vez allí, los secuestradores reconocen a Alicia y la vuelven a amordazar mientras ponen a Julio a cavar un hoyo. Pero Mayte, que los estaba buscando, llega a la hacienda y libera a Alicia y a Julio.

Al entrar en la hacienda encuentran una radio que llevan a Ayala para que les explique qué es esa máquina. Ayala les cuenta que Ezequiel no estaba en el barco ni en la hacienda, pero era como si estuviese allí ya que gracias a esa radio se comunicaba con los secuestradores.

El Padre Grau

El Padre Grau ha llegado al Gran Hotel para repartir unos folletos de un acto benéfico, pero allí se encuentra a Sofía y la reconoce enseguida tras haberse confesado con él en la iglesia. El Padre Grau se ofrece a Sofía por si necesita ayuda o hablar sobre cualquier tema, pero Sofía se muestra muy fría y reticente a sus palabras.

   

Cuando Alfredo le pregunta a Sofía de qué conoce al nuevo cura, Sofía le cuenta que se confesó con él y le contó todo lo que había hecho.

Más que nada en este mundo

Dña. Teresa quiere que Javier le pida matrimonio a Laura cuanto antes, pues así podrá tener la dote de su familia y podrá volver a disponer del dinero que ha perdido en los últimos meses. Javier, que quiere ser sincero con Laura, le cuenta antes de pedirle matrimonio que el hotel ya no es de los Alarcón, pero a Laura no le importa el dinero de Javier y acepta casarse con él.

   

La madre de Laura llega al Gran Hotel preocupada porque su hija no ha vuelto a casa pese a que los heridos del Gran Hotel se marcharon hace días. Laura le comunica que se va a casar con Javier, pero al enterarse de que su familia está en la ruina, su madre no acepta el compromiso a no ser que se case sin la dote de la familia. Tras pensarlo, Laura decide casarse con Javier aunque tengan que vivir sin dinero hasta que encuentren un trabajo.

Finalmente, tras comprobar que Javier de verdad quiere a Laura y no se casa con ella por el dinero, acepta que su hija se case con Javier.

Celia ha desaparecido

Ayala interroga a Diego para saber qué ha pasado con Celia, pues desde que se marchó del hotel nadie ha sabido nada de ella. En el interrogatorio Ayala cree que al no poder venderle el hotel a Celia Diego la mató y le pide que le enseñe el contrato de compra-venta del hotel, pero Diego no lo encuentra, por lo que Ayala piensa que le robó el dinero a Celia y después la mató. Ayala le confisca el maletín del dinero como prueba hasta que el caso se resuelva.

   

Como Diego se ha quedado sin dinero y sin una prueba que justifique la venta del hotel, decide reabrir de nuevo el Gran Hotel y mantenerlo como hasta el momento, pero para poder organizar a los trabajadores necesitan un nuevo maître y la encargada de seleccionarlo es Dña. Ángela, quien contrata a Jesús Cisneros.