Gran Hotel

Análisis del capítulo 3×10 de Gran Hotel: Las bodas de Diego


Alicia regresa al hotel, pero no recuerda quién o cómo la han llevado hasta ahí. No puede haber ido por su propio pie, pues hubiese tardado mucho más tiempo del que ha tardado por lo que Ayala comienza a investigar por qué los captores la han devuelto de nuevo al Gran Hotel y por qué la secuestraron.

   

La huida de Julio y Alicia

Los secuestradores envían un reloj a Alicia que a media noche emite una canción. Esta canción hace que Alicia entre en una especie de hipnosis en la que coge una pistola y se dirige hacia la habitación de Diego para matarlo mientras le pide una caja. Pero no llega a disparar ya que Julio aparece para evitarlo. Cuando Alicia se recupera de esa situación de trance, no recuerda nada de lo sucedido excepto que cuando estaba secuestrada vio la fotografía de la boda de Diego. Julio, preocupado por Alicia y cansado de los trapos sucios de Diego, propone a Alicia que se vayan del hotel.

   

Cuando Diego descubre que su mujer no está en el hotel le pide a Ayala que la busque. Ayala los encuentra en el tren y detiene a Alicia por abandono del hogar marital. Julio le pide a Alicia que se vayan, pero Alicia comprende que no tienen otra opción así que regresa con Ayala al Gran Hotel.

Más tarde Ayala detiene a uno de los hombres que iban en el barco en el que secuestraron a Alicia y le pide que le escuche por si puede reconocer la voz. Este hombre es el propietario de la casa en la que retuvieron a Alicia, por lo que se convierte en el principal sospechoso. Alicia reconoce la voz, pero el hombre niega que fuese él, pues ese día había estado en una fiesta en la que incluso le fotografiaron.

El primer matrimonio de Diego

Mayte ve una posibilidad de que Alicia pueda anular su matrimonio ya que si Diego estaba casado, su matrimonio sería nulo por bigamia. Tras pedirle a Alicia toda la información que tiene sobre Diego, Mayte va con Julio a Valtejar.

Una vez en el pueblo, se dirigen a hablar con el cura, quien les cuenta que Diego estaba casado pero su mujer murió ahogada. Diego, que sabía que Mayte y Julio iban a ir a Valtejar, se les ha adelantado y se ha llevado el único documento que podría serles de ayuda.

   

Mayte consigue hacerse con el libro de muertos de la familia Murquia y al enseñarle la foto de la primera mujer de Diego a Alicia se dan cuenta de que esa mujer y la que aparecía en la foto que vio Alicia no es la misma, por lo tanto, Diego se volvió a casar más tarde con otra mujer.

Javier tiene una cita

Dña. Teresa sigue con su plan de casar a Javier con una mujer rica y le propone tres mujeres para que Javier elija a una de ellas. Como a Javier no le gusta ninguna le pide a su madre que le deje a él buscar a una mujer que le guste y sea rica, pero Dña. Teresa no acepta su idea, ya que los planes de Javier no suelen funcionar.

   

Javier sigue conquistando a Laura y a Dña. Teresa no le gusta que su hijo ande detrás de una enfermera, por lo que le organiza una cita con una de sus candidatas. Javier, que no se da por vencido, se va a pasear con Laura y por el camino se encuentran con Dña. Teresa y sus invitados, gracias a los cuales, descubren que Laura es una mujer rica, justo lo que Dña. Teresa busca en la futura esposa de Javier.

La nueva propietaria del Gran Hotel

Celia Velledur llega al Gran Hotel y le ofrece a Diego 6 millones de pesetas por el Gran Hotel. Mientras Diego valora la oferta aloja Celia en el hotel y, para ofrecerle la mejor habitación, decide cambiar a Dña. Teresa a una habitación más pequeña.

   

Finalmente Diego acepta la propuesta y le vende el Gran Hotel a Celia. Cuando Dña. Teresa se entera ordena a un sicario que mate a Celia para así poder recuperar el contrato de compra-venta del hotel. El sicario mata a Celia y tira su coche por un acantilado para ocultar las pruebas. Al recibir Dña. Teresa el contrato lo quema.