Gran Hotel

Análisis del capítulo 3×09 de Gran Hotel: Alicia ha desaparecido


Tras la gran explosión el Gran Hotel está en ruinas y lleno de heridos. Además Alicia ha desaparecido y nadie sabe dónde puede estar, por lo que Diego quiere denunciarla por abandono del hogar conyugal basándose en una carta en la que pedía cobijo a una amiga suya llamada Mayte que, casualmente, llega al hotel para ayudar a Alicia a separarse de Diego.

   

El trauma de Sofía

Sofía es una de las heridas. Su estado no es grave, pero en un instante en el que pierde el conocimiento las enfermeras piensan que ha muerto y la llevan a la sala frigorífica en la que están dejando el resto de cadáveres. Al recuperar el conocimiento sale de esa sala y se reúne con Alfredo, pero este hecho hace que tenga pesadillas con esa cámara frigorífica en las que ve el cuerpo de Beatriz ensangrentado.

   

Para librarse de sus pesadillas Sofía recurre a un psiquiatra, quien la somete a una sesión de hipnosis en la que Sofía ve el momento en el que asesinó a Beatriz, pues es la muerte que le ha creado este trauma.

Alicia ha desaparecido

Alicia no está en el hotel y nadie sabe dónde está. Sólo Mateo vio cómo se la llevaban en ambulancia al hospital de Las Cruces de Santander. Pero al conocer que sólo se la llevaron a ella, Julio y Ayala deducen que la han raptado. Con ayuda de unos perros de rastreo siguen la pista de Alicia que les lleva a un acantilado en el que está la falsa ambulancia vacía y hay un barco adentrándose en el mar, por lo que comprenden que Alicia va en ese barco.

Diego recibe una llamada en la que los secuestradores de Alicia lo citan. Pero Julio, haciéndose pasar por Ayala, contacta con la operadora y logra descubrir desde dónde se hizo esa llamada. Una vez averiguado el lugar en el que esconden a Alicia Ayala, Julio y Mayte van a buscarla.

   

Cuando Diego negocia con los secuestradores no quiere darles lo que le han pedido como recompensa porque no confía en que suelten a Alicia. Entre Julio, Ayala, Diego y Mayte logran disuadir a los secuestradores, pero no consiguen encontrar a Alicia.

Mientras tanto Alicia intenta huir de los secuestradores, pero no lo consigue. Sólo logra ver una foto de bodas de Diego en la que aparece una mujer a la que Alicia no conoce.

Un triángulo amoroso

Debido a la explosión Camila está grave y ha perdido al bebé que estaba esperando. Cuando Andrés se entera de que Camila estaba embarazada se la lleva a su habitación para que esté más cómoda.

   

Al salir de la habitación, Andrés se encuentra con Dña. Teresa, quien le dice que no puede meter a una doncella en su habitación y menos si aún está casado con otra mujer, por lo que Andrés decide pedir la nulidad de su matrimonio con Belén. Pero Belén no está de acuerdo e intentará hacer todo lo posible para que Andrés cambie de opinión.

Javier vuelve al Gran Hotel

Tras fusilar a Javier, los enterradores llevan su cuerpo al bosque para enterrarlo, pero éste no está muerto, pues la petaca de D. Carlos hizo que la bala que le iba a dar en el corazón no le llegase a dar. Cuando los soldados están cavando el hoyo para enterrar a Javier, éste se escapa.

   

A su llegada al hotel se encuentra con Laura, una de las enfermeras que ha llegado para ayudar con los heridos de la explosión y, una vez más se enamora de una mujer nada más verla e intenta conquistarla, aunque esta vez parece que desde un primer momento, ambos están dispuestos a conocerse.

Aunque la alegría de Javier durará poco, pues para intentar solventar sus problemas económicos, Dña. Teresa le propone a Javier que se case con una mujer muy rica, ya que de lo contrario tendrán que vender todas sus pertenencias para poder salir adelante.

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!