Gran Hotel

Análisis del capítulo 3×04 de Gran Hotel: El truco de Benjamín


El mago Houdini está en el Gran Hotel para hacer un número de escapismo y tras verlo, Julio se da cuenta de que Houdini ha escapado mucho tiempo antes del que el público ha creído. Esto le ha hecho pensar en que el padre de Alicia pudo haber tomado el veneno la noche anterior a su muerte y que éste hiciese efecto a la mañana siguiente en lugar de tomarlo la mañana en la que murió.

   

El gran secreto de Don Carlos

Aprovechando que Don Benjamín está en el hotel, Alicia habla con él sobre la noche anterior a la muerte de Don Carlos. Don Benjamín le cuenta que esa noche escuchó a Don Carlos discutir con Dña. Ángela. Pero cuando Alicia le pregunta a Dña. Ángela por esa discusión, Dña. Ángela le dice que no quiere hablar de esa noche y Alicia le asegura que no sospecha de ella, pues si hubiese tenido algo que ver, su padre no habría escrito la carta en la que reconocía a Andrés como su hijo.

Alicia se cuela en la habitación de su madre y descubre un libro en el que hay varias fotografías junto a una carta para Dña. Ángela, pero no puede leerla ya que es sorprendida por Dña. Teresa. Alicia le cuenta a su madre todo lo que sabe sobre la muerte de su padre y Dña. Teresa advierte a Alicia que si sigue empeñada en buscar la verdad le puede ocurrir algo terrible y, que si la encuentra, le resultará insoportable.

Cuando Alicia le cuenta a Julio lo sucedido y que ha visto en una fotografía a Dña. Ángela embarazada se dan cuenta de que Dña. Ángela tuvo otro hijo, pues la fecha de la fotografía no coincide con la edad de Andrés. Alicia decide hablar con Dña. Ángela, que le confiesa que ese fue su primer hijo con Don Carlos pero lamentablemente nació débil y murió cuando apenas tenía 3 días de vida.

   

Alicia vuelve a aprovechar que la habitación de su madre está vacía para entrar a mirar el libro y en un apartado secreto descubre una fotografía en la que aparece Don Carlos con su hijo Ángel y Alicia decide comunicárselo a Dña. Ángela, que le cuenta que discutió con Don Carlos por Andrés. Alicia le promete que va a hacer todo lo posible por encontrar a su hijo pero Dña. Ángela prefiere dejar las cosas como están.

Julio y Andrés ven como Dña. Ángela se marcha del hotel casi corriendo y cuando Julio se lo dice a Alicia ambos siguen a Dña. Ángela en su salida hacia un convento.

Una vez en el convento de clausura ven a Dña. Ángela pasar a una habitación y hablar con un hombre que es su hijo y cuando consiguen ver al hombre se dan cuenta de que es Llanes.

Una trampa para Sofía

Don Benjamín, que ha vuelto al Gran Hotel para ser el nuevo maitre, sigue obsesionado con las víctimas del cuchillo de oro y en el cuartel de los agentes Ayala y Hernando le corta un mechón de pelo a Beatriz.

Cuando Ayala hace la autopsia de Beatriz, se da cuenta de que la hendidura del cuchillo no coincide con la medida del mismo, por lo tanto la herida ha debido ser causada con un cuchillo más grande. También se da cuenta de que alguien le ha cortado un mechón de pelo a Beatriz. Cuando Alfredo va a recoger las pertenencias de Beatriz, Ayala le comunica sus hallazgos.

Ayala sospecha de Sofía y la interroga para saber qué hizo después de discutir con Beatriz pero Diego interviene en la conversación y salva a Sofía argumentando que estuvo paseando con él.

   

Don Benjamín le envía a Sofía un mensaje en forma de anónimo en el que le pregunta si quiere ser el asesino del cuchillo de oro y, cuando Sofía va a pedirle explicaciones a Diego, éste le dice que el anónimo no es suyo, por lo tanto alguien más sabe que la que mató a Beatriz fue Sofía.

Para incriminar a Sofía y que todas las pruebas apunten hacia ella, Don Benjamín le tiende una trampa. Ha matado a una doncella en la habitación de Sofía y hace que los agentes Ayala y Hernando vayan a la habitación de Sofía para  lleguen cuando Sofía está descubriendo a la doncella muerta, por lo que piensan que la que ha matado a la doncella ha sido Sofía.

Alfredo se queda en el hotel

Diego quiere que Sofía recupere al papel firmado por Alfredo en el que admitía su renuncia a la dirección y a su parte de propiedad del hotel, pues con lo sucedido con Beatriz Alfredo no está seguro de querer dejar el hotel y no les ha entregado el papel ni a Diego ni a Dña. Teresa.

   

Alfredo sabía que la oferta para trabajar en la casa real era la excusa que Dña. Teresa estaba esperando para que Alfredo renunciase a su puesto y a su cargo y le da el papel de su renuncia a Sofía para que sea ella quien se lo dé a su madre ya que él es incapaz de decidir si quiere quedarse en el hotel o no. Sofía le hace ver que tanto Beatriz como Dña. Teresa manipularon a Alfredo para que firmase el documento y como quiere lo mejor para Alfredo, le devuelve la renuncia.

Alfredo recapacita sobre su decisión y finalmente rompe el documento de la renuncia delante de Diego y Dña. Teresa.

Javier es uno más del servicio

Dña. Teresa quiere conseguir que Javier aporte algo útil al hotel y para conseguirlo ha puesto a su hijo a trabajar como un sirviente más, pero como Dña. Teresa no quiere que esto perjudique la imagen del Gran Hotel, cuando alguien le pregunta por Javier les miente diciéndoles que está de viaje en Nueva York.

   

Cuando Javier se entera de que su madre está mintiendo y diciéndole a la gente que está en Nueva York, Javier sube a la zona de clientes para que todo el mundo le vea. Su madre, en lugar de avergonzarse por mentir a sus conocidos decide castigarle aún más y le encarga las tareas más pesadas y duras.

Javier escucha a su madre hablando con un Coronel sobre la guerra y el trabajo que desempeñan sus soldados y Javier le dice a su madre que quiere alistarse en el ejército porque ha sentado la cabeza.

El Gran Hernando

Houdini, que conoce la fama del agente Ayala le propone un reto. Houdini meterá en una caja fuerte un brazalete y Ayala se quedará con las llaves de la caja fuerte. Si Houdini logra sacar el brazalete podrá publicar la derrota de Ayala en los periódicos. Si por el contrario, Houdini no logra sacar el brazalete cambiará su nombre artístico por ‘El Gran Ayala’. Ayala no quiere participar en el reto, pues su cometido es investigar y detener a criminales, no jugar con magos, pero como el jefe es Hernando y a éste sí le hace ilusión, acaba aceptando el reto.

   

Cuando Houdini mete el brazalete en una caja fuerte, Hernando y Ayala se quedan con las llaves y Hernando decide quedarse junto a la caja fuerte todo el día para que Houdini no pueda sacar el brazalete. Ayala se da cuenta de que Houdini no ha metido el brazalete y para ganar el reto se cuela en la habitación de Houdini y le roba el brazalete para meterlo en la caja fuerte.

Al finalizar el día Houdini, Hernando y Ayala abren la caja fuerte y el brazalete está ahí. Por lo tanto, Hernando y Ayala han ganado el reto, pero como El Gran Ayala o El Gran Hernando no quedan bien, dejan que El Gran Houdini siga utilizando su nombre como hasta ahora.

Andrés quiere a Camila

Andrés no quiere que Camila lo bese cuando haya alguien que los pueda ver y Camila entiende que Andrés está confuso con sus sentimientos, pues las pérdidas de Belén y Juanito aún están recientes. Camila le confiesa que se ha enamorado de él y que no le importa esperar pero quiere que si Andrés le corresponde sea porque lo siente de verdad, porque está seguro.

En mitad de la noche Andrés va a la habitación de Camila, pues está seguro de que la quiere y quiere estar con ella.

   

Nuevos huéspedes

En el hotel hay dos nuevos huéspedes que, pese a ser recién llegados, son bien conocidos por todos.

Se trata de Belén y Gonzalo, que han vuelto para vengarse de la familia Alarcón y recuperar lo que les pertenece. Belén quiere a su bebé, y Gonzalo quiere recuperar de nuevo los papeles de las minas que intentó conseguir anteriormente.