Gran Hotel

Análisis del capítulo 2×04 de ‘Gran Hotel’: Quién es “El Manco” y por qué ha llegado al Gran Hotel


Alicia y Julio continúan investigando la muerte de D. Carlos. Tras descubrir que la fecha de la muerte no podía ser cierta sospechan que las casusas de la muerte podrían haber estado manipuladas también y deciden desenmascarar toda la verdad. Para ello tienen que averiguar qué pasó con D. Carlos los días anteriores a su muerte, pues ahí puede estar la clave que andan buscando.

Pero Dña. Teresa y Diego no se lo van a poner fácil. Intentarán alejar las sospechas de Alicia y Julio dirigiéndolos hacia Dña. Ángela.

 

El misterioso sobre

El capítulo comienza con un misterioso sobre que el doctor entrega a Ángela y ésta esconde. Julio, que ha visto la escena, pide a Alicia que entretenga a Dña. Ángela, momento que la joven aprovecha para preguntarle sobre la muerte de su padre, aunque no consigue averiguar nada, por lo que pide a Julio que hable con las doncellas por si alguna de ellas sabe algo. Mientras tanto, Julio ha encontrado el sobre, pero la hoja que contiene está en blanco. Todo ha sido una trampa de Dña. Teresa para que Alicia y Julio investiguen a Dña. Ángela en lugar de investigarla a ella y a Diego. Dña. Ángela ve salir a Julio del cuarto donde había escondido la carta e, inmediatamente la coge y se la entrega a Dña. Teresa. El plan ha funcionado. Haciendo caso a la petición de Alicia, Julio habla con Natalia, una de las doncellas, que le cuenta que ella vio a D. Carlos el día anterior a su muerte en la estación de Aldain hablando con un hombre manco. Esta es la pista que estaban buscando para empezar a investigar.

  

Julio y Alicia deciden ir a Aldain y llevar con ellos a Andrés. Una vez allí, Julio y Andrés se hacen pasar por el detective Ayala y Hernando para conseguir información de un hombre que les indica dónde está la casa de “El Manco”. Los tres se cuelan en la casa y encuentran recortes de periódico sobre la muerte de D. Carlos y giros postales recibidos un día antes de la muerte de D. Carlos y un día antes de accidente de Andrés. Todo apunta a que “El Manco” es el hombre al que han de encontrar. Al llegar al hotel, Alicia se cuela en el despacho de Diego y descubre que fue él quien ordenó los pagos que recibió “El Manco”. Pero, ¿por qué lo hizo?

El Manco

Pablo Llanos, un buen amigo de Ernesto, llega al Gran Hotel y trae consigo un fonógrafo que dará mucho que hablar. Pablo es el encargado de enseñar al personal del Gran Hotel el funcionamiento del fonógrafo y les explica que dentro de un tiempo, todo el mundo tendrá uno en sus casas y el que sepa arreglarlo podrá ganar mucho dinero. Andrés ve su oportunidad de ganar dinero y escapar con Belén y el pequeño Juan fuera del Gran Hotel. Andrés decide pedirle a Pablo que le enseñe a arreglar el fonógrafo, pero cuando va a la habitación de Pablo descubre que el hombre es manco, y que tiene morfina guardada en la habitación. ¿Será el hombre que intentó matarlo? Para averiguar si es el mismo hombre manco al que están buscando, Julio se cuela en su habitación y en la maleta de Pablo encuentra un billete desde Aldain a Cantaloa confirmando que el nuevo inquilino del Gran Hotel es “El Manco” y, por lo tanto, Andrés está en peligro, pues si intentó matarlo una vez, podrá volver a hacerlo. Alicia y Julio interrogan a Pablo y les cuenta que él es el padre de Andrés y que en realidad se llama Juan. No han sabido nada de él porque quiso desaparecer cuando descubrió que Dña. Ángela estaba enamorada de D. Carlos. Por eso fue a hablar con D. Carlos a la estación, para que reconociese a Andrés como su hijo, pues conocía su relación secreta con Dña. Ángela y podía chantajearlo con dicha información.

Tras esta conversación, Julio y Alicia llegan a la conclusión de que los giros postales que habían encontrado habían sido ordenados por D. Carlos y eran para reconocer a Andrés la parte que le tocaba de su dinero. Pablo, que no quiere irse sin hablar con su hijo a solas, va buscarlo y le miente diciéndole que conoció a su padre, que éste estaba orgulloso de Andrés y que lo que más quería era volver de Filipinas para estar con él. Pablo le regala el fonógrafo y, cuando se disponía a marcharse, escucha al bebé de Andrés. “Le hemos puesto Juan, como mi padre”.

El nuevo director del hotel

Como vimos en los capítulos anteriores, Alfredo está dispuesto a abandonar a Sofía por fingir su enfermedad y no poder ir a ver a su padre cuando estaba muriendo. Dña. Teresa presencia toda la escena y no pude permitir que Alfredo se vaya, pues ahora que su padre ha muerto, él ha heredado el título de Marqués y toda la fortuna que dicho título conlleva. Por lo tanto, convence a Sofía para que hable con él y le haga cambiar de opinión. Pero cuando Sofía va a buscar a Alfredo para hablar con él, le pilla a punto de dispararse debido a su desesperación. El título que ha heredado traía consigo una deuda que es incapaz de pagar. Sofía le pide que no le cuente a nadie su situación y que se quede con ella, pues intentará que su madre le ofrezca de nuevo la dirección adjunta del hotel.

   

Pero Dña. Teresa no accede tan fácilmente. Quiere que sea el propio Alfredo quien se la pida. Alfredo no está por la labor y, para convencerlo, Sofía le sugiere que en lugar de la dirección adjunta, le pida la dirección general del hotel. Aunque no hará falta que Alfredo mueva pieza, pues Dña. Teresa ha descubierto que se reclama al Gran Hotel una deuda de 300.000 pesetas por impagos de su marido y decide ser ella misma quien ofrezca a Alfredo la dirección del hotel para que con su herencia pague dicha deuda. Alfredo ve la oportunidad de ser por fin parte del hotel y acepta sin pensarlo.

Las dudas de Ayala

Ayala y Hernando se han enterado de que alguien se ha hecho pasar por ellos y deciden ir a Aldain a investigar quién ha sido. Con la información que allí les dan no tienen ninguna duda de que Julio y Alicia estaban implicados. Por lo tanto, ponen rumbo al Gran Hotel para hablar con Alicia. Es ella misma la que les cuenta la verdad, y les comenta sus sospechas sobre la muerte de su padre. Pero Alicia no es la única que sospecha sobre la muerte de D. Carlos, pues Ayala también duda que D. Carlos muriese por causas naturales y pide a Alicia que firme una solicitud de exhumación del cadáver de su padre para poder investigar si en el cuerpo encuentran alguna pista. Pero cuando Alicia le cuenta lo sucedido a Julio sospechan que quien matara a D. Carlos intentará que cuando se produzca la exhumación no encuentren el cuerpo, e inmediatamente van al cementerio, donde encuentran a dos hombres intentando mover el cadáver de D. Carlos. Julio intenta detenerlos peleando con ellos, pero de repente, aparecen Ayala y Hernando y apuntan a Julio con sus pistolas. ¿Qué hacían Ayala y Hernando en el cementerio?, ¿dispararán a Julio?