Gran Hotel

Análisis 3×01 Gran Hotel: Traición y chantaje entre máscaras


En el final de la segunda temporada de Gran Hotel pudimos ver cómo Julio y Alicia habían encontrado la habitación secreta de Don Carlos. En ella vieron una oportunidad de estar a solas y poder disfrutar de su amor sin que nadie se enterase. Pero no son los únicos que saben de la existencia de esta habitación, pues por la mañana, tras haber pasado la noche escondidos, alguien entra en la habitación aunque no llega a verlos.

  

Una habitación llena de secretos

En la habitación habían encontrado una foto de Don Carlos con el hombre al que Alicia vio en la película de su boda. Este hombre es el mismo que intentó matar a Andrés, por lo tanto, la muerte de Don Carlos y el intento de asesinato de Andrés fueron causados por el mismo hombre.

Para conocer más acerca del hombre que aparece en la fotografía, Julio y Alicia deciden engañar a Dña. Ángela para que entre en  la habitación secreta y así poder sorprenderla para que les cuente todo.

En un primer intento Julio deja la fotografía de Don Carlos encima de la mesa para que Dña. Ángela la vea y le hace creer que ha sido Dña. Teresa quien la ha dejado. El plan funciona y Julio consigue que Dña. Ángela vaya a la habitación secreta. Una vez allí es Alicia quien se encarga de hablar con Dña. Ángela para que le explique si la habitación secreta la conocía alguien más aparte de D. Carlos. También le pregunta por el hombre que aparece en la fotografía junto a su padre, pero Dña. Ángela niega conocerlo. Al marcharse Dña. Ángela, Alicia descubre que en la fotografía está el nombre del fotógrafo que la realizó y decide ir con Julio a preguntarle si recuerda al hombre al que fotografió.

  

Cuando Alicia se está preparando para ir a Monteverde aprovecha que está sola en la habitación para intentar robar los documentos de la caja de seguridad de Diego, ya que Garrido le está haciendo chantaje, pero Diego entra antes de que Alicia consiga adivinar la combinación correcta. Al verse sorprendida por Diego, Alicia se ve obligada a mentirle diciéndole que va a Monteverde para recoger el vestido del baile de máscaras.

Diego descubre que le ha mentido, ya que el vestido para el baile de máscaras está ya en el hotel y decide seguir el coche en el que iba Alicia para averiguar la verdad.

Una vez en Monteverde, Julio y Alicia visitan al fotógrafo y le preguntan sobre el hombre de la fotografía. El fotógrafo les dice que no lo conoce pero tanto Alicia como Julio saben que miente y creen que la mejor opción es preguntar por el pueblo para ver si alguien les da información.

Nada más marcharse del local del fotógrafo, éste llama a Fernando Llanes para advertirle de que lo están buscando. Cuando por fin dan con la casa de Llanes, ven que Diego les ha seguido y tienen que disimular para que no les vea juntos, por lo tanto, deben abandonar el plan de entrar en la casa de Llanes.

Tras verse sin más opciones, Julio les cuenta a Ayala y Hernando todo lo que saben sobre Llanes, pues creen que con la ayuda de los agentes podrán descubrir más información sobre la muerte de D. Carlos y el intento de asesinato de Andrés.

  

Cuando Ayala y Hernando van a Monteverde para hablar con Llanes, éste cree que ha sido traicionado por el fotógrafo y va a pedirle explicaciones. Es entonces cuando le cuenta que Alicia tiene la película en la que se ve a Llanes en el hotel así que Llanes decide ir a buscar la película él mismo, pues si no tienen ninguna prueba no le podrán incriminar.

Al llegar al baile de máscaras, Alicia ve cómo Llanes coge una máscara color carne y avisa a Julio y a Andrés para que estén prevenidos por si lo ven. Alicia esconde a Andrés en su habitación para que Llanes no lo encuentre en caso de que lo busque, pero Llanes consigue averiguar cuál es la habitación de Alicia y sube a robar la película de la boda, por lo tanto, se encuentra con Andrés en la habitación de Alicia.

Bofetada a una relación

Alicia llega a su habitación y Diego la está esperando despierto, pues quería disculparse con ella por el bofetón que le dio en capítulos anteriores. Diego quiere hablar con Alicia, pero ésta aún le tiene miedo y necesita tiempo para pensar en todo lo ocurrido.

  

Pese a todo, Diego quiere exculparse por sus ataques de celos y promete a Alicia que no volverá a ocurrir, pues ahora confía en ella. Aun así, le hace jurar que no hay otro hombre, que no tiene ningún amante. Alicia lo jura, pues sabe que es la única forma de tranquilizar a Diego y asegurarse un poco de tranquilidad.

Don Ernesto se ha ido

Dña. Ángela ha estado toda la noche pensando en Don Ernesto ya que él le regaló unos pendientes y Dña. Ángela lo trató con frialdad. Cuando va a buscarlo le cuentan que nadie lo ha visto y decide ir a ella misma a su habitación. Al llegar a la habitación de Don Ernesto, Dña. Ángela se encuentra la habitación vacía con su ropa encima de la cama y una nota en la que Don Ernesto se despedía de ella.

  

Dña. Ángela, que se arrepiente de haber tratado así a Don Ernesto no puede hacer otra cosa que sentir tristeza, pues ha perdido a un hombre al que quería.

Chantaje y traición

Garrido sigue presionando a Alicia para que le consiga el contenido de la caja de seguridad que Diego tiene en su habitación ya que con esos documentos Garrido conseguirá meter a Diego en la cárcel, pues contienen todos los trapos sucios de los negocios que Diego ha hecho con el Gran Hotel.

Mientras tanto Diego, que sigue dudando de si su esposa le dice la verdad o no, presiona a Garrido para que le cuente si Alicia se está viendo con otro hombre.

Tras tener que seguir él mismo a Alicia a Monteverde, Diego habla con Garrido para saber por qué no está haciendo su trabajo siguiendo a Alicia. Diego piensa que Alicia y su amante han comprado a Garrido e intenta sonsacarle quién es el hombre que acompaña siempre a Alicia dándole una paliza.

Garrido manda un mensaje a Alicia mediante Isabel, a la que utiliza de nexo ya que Garrido tiene el anónimo que Isabel escribió y le hace chantaje con él. En el mensaje le dice a Alicia que si no quiere que le cuente a Diego que se está viendo con Julio, tiene que llevar los documentos de la caja fuerte a la cocina después del baile de máscaras.

  

Mientras se celebra el baile de máscaras, Garrido escucha que Alicia ha llamado a Ayala para que esté en el hotel esa noche. Garrido piensa que Isabel le ha contado a Alicia que la había amenazado y la encierra en una habitación en la que la golpea con una pistola dejándola inconsciente en el suelo.

Alicia roba los documentos de la caja fuerte de Diego y al ir a entregárselos a Garrido, este se la lleva a las cocinas y le apunta con una pistola ya que piensa que le ha traicionado llamando a Ayala. El plan de Garrido consiste en matar a Alicia y hacer creer a Diego que se ha suicidado porque no aguantaba la presión del chantaje del anónimo.

Cuando Isabel se despierta, escapa de la habitación y se encuentra a Diego, que se la lleva al despacho. Isabel le cuenta que Alicia está en peligro y le cuenta que Garrido es peligroso. También le confiesa que ella escribió el anónimo y que Garrido lo estaba utilizando para chantajearla tanto a ella como a Alicia. Diego le pregunta por el amante de Alicia e Isabel niega que exista. Cuando Diego sale del despacho, Isabel coge una pistola que Diego tenía escondida.

La lucha por conquistar a Alfredo

La madre de Alfredo llega al hotel para intentar que su hijo pida la nulidad matrimonial y así pueda dejar el hotel y alejarse de la familia Alarcón y del pequeño Alejandro, pero Alfredo no quiere separarse del bebé.

Cuando Sofía le cuenta a Javier que la madre de Alfredo está en el hotel con el único propósito de separarlos, Javier consigue convencer a Sofía para que no se dé por vencida y siga luchando por Alfredo.

Pero Dña. Elisa no le va a poner las cosas fáciles a Sofía. Ha invitado a Beatriz, la mujer con la que Dña. Elisa quería casar a Alfredo, a pasar unos días en el Gran Hotel. Como era de esperar Sofía no va a permitir que Dña. Elisa y Beatriz se salgan con la suya. Para ello, le pide a Javier que seduzca a Beatriz, pues así Alfredo verá que no merece la pena perder a Sofía por Beatriz.

  

Cuando Javier intenta seducir a Beatriz, ésta le rechaza, pues ya conoce su fama de mujeriego. Como el primer intento ha sido fallido, Javier y Sofía cambian la estrategia y deciden vestirse exactamente igual que Alfredo y Beatriz en el baile de máscaras, pues así lograrán confundirlos.

En el baile de máscaras Sofía consigue que Alfredo la bese aunque en realidad, Alfredo piensa que está besando a Beatriz. Cuando Alfredo se da cuenta, se enfada hasta tal punto que le confirma a Sofía que va a pedir la nulidad matrimonial.