Gran Hotel

Alfonso Bassave: “Llego a ‘Gran Hotel’ para dar guerra a la familia Alarcón”


El rostro de Alfonso Bassave es de esos difíciles de olvidar. Sus marcados rasgos le imprimen en la cara una fuerte personalidad y atractivo. Quizás por eso cuando Alfonso se pone frente a una cámara, ya sea la de LittleBit o una de cine, nos intriga y nos mantiene pegados, expectantes por ver qué tiene este actor por contar. Muchos le recordaréis como Darío en ‘Hispania’ y ahora lo vemos en ‘Gran Hotel’ que llega para agitar los cimientos de la serie de Antena 3, mientras rueda su próxima película. Tal vez también os suene su cara de verle en el papel de cuché, pero eso no es lo importante de Bassave. En un chico tranquilo, profesional y que sabe lo que quiere hacer sin miedo ni prisas. La serenidad del hombre de rasgos fuertes.

g.sola

Háblanos de ‘Presentimientos’, tu próxima película…

Es la nueva peli de Santiago Tabernero y los protagonistas son Eduardo Noriega y Marta Etura. Puedo contar poco, porque si cuento de más la destrozo. La describo como un “drama onírico”. Tiene un mundo muy David Lynch, que a Santiago le gusta mucho y ha incluido varios homenajes en la película. Hay una pareja en crisis y yo soy el tercero en discordia.

¿Qué tal se lleva ser el tercero en discordia?

Bien, ya me ha tocado varias veces…

¿En la realidad o en la pantalla?

Sólo en la pantalla. En la vida real huyo de ser el tercero en discordia, quiero ser siempre el protagonista (risas).

Entonces te interesa el personaje…

Sí, el amante siempre tienen algo de oscuro y misterioso, y eso te permite dar más matices al personaje que siendo el marido aburrido. Prefiero ser el amante que no conviene.

¿Qué tal es trabajar con actores de la talla de Noriega y Etura?

Muy bien. Yo tengo casi todas mis escenas con Marta y muy bien porque nos conocemos de la escuela, los dos estudiamos en Cristina Rota, aunque no habíamos currados nunca juntos. Es una actriz con mucho talento, inteligente, currante, y hay muy buena química entre nosotros.

g.sola

¿Facilita las cosas conocer a una compañera desde hace tiempo y conocer su carrera?

Si conoces al otro profesionalmente sabes qué tipo de actor es, pero si además le conoces personalmente, el trabajo ya está hecho. Sobre todo en una película como esta, en la que somos amantes y es muy importante que haya confianza. El hecho de conocernos desde hace tiempo y tener buen rollo, además de una misma forma de trabajo, ayuda mucho para que llegues al rodaje y parezca que somos amantes de verdad.

Y ahora te incorporas a la segunda temporada de ‘Gran Hotel’…

Entro en el sexto capítulo. En esta segunda temporada estoy seis capítulos y ya en la tercera entro fijo.

¿A quién interpretas en ‘Gran Hotel’?

Mi personaje es Gonzalo de Alarcón, un primo hermano de los personajes de Amaia Salamanca y Eloy Azorín. En esta segunda temporada se está echando mucho la vista atrás en las tramas, sobre todo con la muerte de don Carlos, el dueño del hotel, que todo eso fue muy oscuro. Alicia (Amaia Salamanca) indagará sobre esto y descubrirá que mi padre tuvo problemas de negocios con don Carlos, hermano suyo, y acabó desahuciado. Entonces yo vuelvo al Gran Hotel para investigar qué pasó ahí y limpiar el nombre de mi padre. Así que vengo a dar guerra a la familia Alarcón.

Hay que tener agallas para dar guerra a la familia Alarcón…

Sí, la familia Alarcón… ¡telita! Sobre todo la madre.

g.sola

¿Da miedo meterse en ese nido de víboras?

Sí, da miedo. Me decían en una entrevista “si has entrado en ‘Gran Hotel’ morirás pronto porque ahí son todos malísimos” pero espero no morir pronto [risas]. Todos tienen oscuras motivaciones, y creo que les viene bien que entre alguien a meter guerra.

¿Te gusta trabajar en una serie de época?

Es un gustazo, ya llevo dos series de época con Bambú. Me divierte mucho, no sólo por el vestuario o la ambientación, sino también hacer un género. En el caso de ‘Hispania’ era el de aventuras, con luchas de guerreros en el siglo II a. C., y aunque hay licencias, tienes que pensar como actor que estás haciendo un género e incluirlo a todos los niveles: corporal, de voz, intención… Es un reto divertido.

¿Qué te llevas de ‘Hispania?’

Un montón de cosas. Probablemente ha sido el trabajo que más he disfrutado de mi vida. La parte profesional la he disfrutado mucho, pero sobre todo ha sido una gran experiencia a nivel personal. La cuadrilla de hispanos, Viriato y sus tres compañeros, nos hemos hecho hermanos y nos lo hemos pasado muy bien. Era un rodaje en el que todo el rato estábamos en el campo, con caballos, luchas… Vivíamos un poco como lo hacían los hispanos, en el bosque, en cuevas… Y compartir eso con gente con la que te entiendes muy bien crea un nivel de fraternidad enorme. Somos íntimos.

¿Te gustaría trasladarte a vivir a esa época?

Para nada. Debía hacer mucho frío y se debería de comer muy mal. No era una época nada fácil.

¿Crees que tu papel en ‘Hispania’ es el que más popularidad te ha dado?

Sí, el nivel de repercusión de la tele no es el del cine. La primera temporada de ‘Hispania’ la vio mucha gente. Creo el máximo de espectadores fueron unos 5 millones y medio. Eso con el cine no lo consigues a no ser que hagas “Torrente” o una megaproducción así.

g.sola

¿Y cuál es el papel que más has disfrutado de tu carrera?

El de Darío en ‘Hispania’, por todo lo que te he contado antes.

¿Y el que consideras más dificil?

El personaje de Frank en la película “Dieta Mediterránea” de Joaquín Oristrell. Es con el que creo que más he aprendido y que más difícil me resultó. Esa película me salió cuatro días antes de empezar el rodaje y era mi primer protagonista en cine. Es una película muy de actores. Teníamos que contar la vida de nuestros tres personajes desde los 18 hasta los 50 años, la vida entera con sus luces y sus sombras. Yo siento que ‘Dieta Mediterránea’ me hizo un videobook, porque tengo secuencias de amor, de drama, de borrachera, de pelea…

¿Qué otros proyectos tienes?

Estoy con la peli de Santiago Tabernero hasta mediados de noviembre y luego empiezo con la tercera temporada de ‘Gran Hotel’. Más adelante, en febrero, tengo un texto de Vargas Llosa que haremos en la sala pequeña del Teatro Español y me apetece mucho. También estoy haciendo muchas pruebas para Inglaterra, tengo representante allí, y también algunas para Estados Unidos.

¿Para que tipos de proyectos?

Para cine. Ahora hay mucha coproducción entre América y Europa y todo pasa porlos Ángeles o por Londres. De momento no he tenido tiempo y no sé si me apetece mucho la aventura americana de irme a Los Ángeles a probar suerte. Prefiero tener una buena representante allí e ir haciendo pruebas cuando tenga fechas.

¿Dónde te ves dentro de unos años?

Con la que está cayendo, me gustaría verme trabajando. Eso ya sería un logro. Y por pedir, haciendo buen cine aquí o fuera. Hablo bien inglés y me divierte actuar en inglés, además admiro mucho el buen cine americano.

g.sola

¿Es distinto actuar en otro idioma?

Sí. En inglés y sobre todo el americano, tiene mucha musicalidad. Se juega mucho con los graves y los agudos, es muy expresivo… Ellos tienen interiorizado el show-business desde hace muchos años, así que expresivamente se permiten mucho más que nosotros. Por eso ciertos proyectos hechos en España que intenta replicar la fórmula estadounidense no funcionan, porque su forma de hablar, su gestualidad, etc, es diferente. Si produces al español lo que hace un estadounidense queda sobreactuado. Actuar en inglés me da mucha más libertad a la hora de jugar, sobre todo con la voz. Paso lo mismo con el italiano, durante un tiempo hice una serie allí, y es un idioma muy cantarín.

¿Te irías a Estados Unidos a pesar de todo, aunque fuese para hacer cine comercial?

Depende. Si por cine comercial entiendes ‘El señor de los anillos’ lo hago encantado. Estados Unidos hace muy bien cine comercial. No me divierte el cine comercial de adolescentes o gamberro, pero hay cine de acción comercial que es muy bueno y sí me gustaría. Si me llaman de un proyecto de Estados Unidos o Inglaterra, a no ser que fuese muy malo, lo cogería por el reto de sí de actuar en otro idioma y viajar a otro país. Lo que tengo claro es que prefiero ir paso a paso, y que si voy será con un proyecto, no irme a probar suerte simplemente y estar un años esperando. El concepto de vida de Los Ángeles no me llama nada, me gusta mucho España, mi casa y mis amigos.

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!